27 de mayo de 2013

11) Educación sexual para estudiantes con NEE.

LA EDUCACIÓN SEXUAL PARA ESTUDIANTES CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES.


Expresar, entender y comunicar nuestras necesidades sexuales de manera adecuada es un derecho básico. La identidad sexual no es una característica innata de nuestra personalidad y necesitamos educación al respecto porque tanto la instrucción recibida como la experiencia adquirida nos habrá de permitir ampliar nuestro repertorio y lograr así una imagen sexual positiva. Los programas de educación sexual en las escuelas deberían, por tanto, proporcionar recursos de información para todos los estudiantes adolescentes que estén tratando de encontrar su identidad sexual. Esto no es así porque muchos estudiantes con NEE como autismo, dificultades de aprendizaje, impedimentos mentales y trastornos moderados de conducta, ya que ellos carecen del conocimiento de su identidad sexual. 

Estos estudiantes sienten la misma curiosidad que sus compañeros sin discapacidad pero por sus condiciones encuentran problemas de carácter social como por ejemplo:

  • Tienen dificultades al relacionarse socialmente con sus compañeros.
  • Sus compañeros no discapacitados les consideran de bajo nivel mental.
  • Tienen una conceptualización inferior en cuanto a problemas de salud se refiere.
  • Sufren rechazo por parte de sus profesores.

ESTRATEGIAS DE ENSEÑANZA.
Al tocar el tema de la educación sexual con estudiantes de NEE entramos a un mundo curricular totalmente distinto al que encontramos cuando enseñamos matemáticas, lectoescritura, u otras materias. La Asociación Norteamericana de Salud, Educación Física y Recreación sugiere tener las siguientes pautas al enseñar programas de educación sexual.

  1. Recordar que la edad cronológica del alumno es el mejor pronóstico de interés sexual para los estudiantes con NEE.
  2. Evaluar y modificar todo material pedagógico antes de su implementación con niños y jovenes con NEE.
  3. Considerar los valores morales de los estudiantes con NEE ya que podrían diferir con los de la profesora.
  4. Escuchar cuidadosamente y no simplemente ofrecer información visual.
  5. Preparar y modificar el contenido de cualquier información para que ésta cumpla con el interés específico y necesidades individuales de la persona con NEE.
  6. Evitar hacer comentarios o usar expresiones prejuiciadas en base a creencias personales.

Cuando elaboremos un programa de educación sexual, debemos tener en cuenta los siguientes puntos básicos:
a) Enseñanza: proporcionar información adecuada para el desarrollo de los estudiantes. 
b) ¿Cuándo comenzar a enseñar? Iniciar la instrucción antes que comiencen las dificultades -en el período pre-pubertad- e integrar con espontaneidad información de tipo sexual en la instrucción regular incluyendo asuntos de interés en una manera apropiada.
c) ¿En qué lugar enseñarla? El aula de clases es el lugar más adecuado para este tipo de instrucción, salvo en aquellos casos en que se trate de detalles anatómicos y sus funciones específicas en donde una asesoria individual sería mucho más recomendable. Recordemos que la mayoría de malentendidos sobre la sexualidad ocurren cuando el tema es ignorado tanto en casa como en la escuela.
d) ¿Cómo enseñarla? Debemos ser francos, directos, específicos, instructivos y evitar el proselitismo al responder las preguntas y comentarios de los estudiantes.

Al preparar un programa de educación sexual debemos reconocer los intereses, preguntas y necesidades individuales de los estudiantes porque la finalidad de un programa de educación sexual estará basado en sus propias preocupaciones y si no cumplimos con este criterio, el interés del estudiante se desvanecerá y el programa fracasará. Para tener éxito podemos establecer oportunidades educativas como son:
  1. Un inventario de intereses.
  2. Evaluaciones de necesidades individuales.
  3. Casilleros confidenciales para el estudiante.
  4. Asesoría de grupo o en forma individual.
  5. Presentaciones formales en el aula.


Cuando seleccionemos materiales específicos debemos ser conscientes de las aptitudes del estudiante, ya  que por ejemplo, el estudiante con impedimento mental requerirá un ritmo de lenguaje y presentaciones más concretas que el alumno con dificultades de aprendizaje o trastornos de comportamiento. La características personales que posee un buen profesor de educación sexual son las siguientes:

  • Credibilidad: ganarse la confianza y respeto de los estudiantes y mantener su atención en el tema.
  • Conocimiento: conocer el tema al dedillo y presentar el material en una manera abierta y franca.
  • Confianza: fomentar, en los estudiantes, el sentimiento de que pueden comunicarse con libertad y abiertamente con una figura de autoridad.
  • Aceptación: aceptar las diferencias individuales de otras personas.
  • Accesibilidad: comunicar a los estudiantes libertad para expresar sentimientos privados a una persona de autoridad.
  • Flexibilidad: mantener una postura sincera hacia el estudiante.

CONCLUSIÓN.
El Acta para la Educación de Estudiantes con Discapacidades ha proporcionado a los padres y profesionales con un arma efectiva para colocar presión en los  programas de instrucción sexual para su elaboración. Es nuestra responsabilidad, como padres de familia y como profesionales velar porque no sean olvidadas las necesidades sexuales de las personas con NEE. 

Publicar un comentario

67.Frases para introducir emociones positivas.

 La vida es para disfrutarla sin estrés. La calma hace que muchas situaciones se lleven mejor y los estímulos entran mucho me...