2 de junio de 2013

13) hipoacusia de transmisión o conducción.

HIPOACUSIA DE TRANSMISIÓN

            Se denomina hipoacusia a la incapacidad de oír normalmente, cualquiera sea el grado de esta.  El oido humano normal funciona adecuadamente para percibir los sonidos cuyas frecuencias estén comprendidas entre 125 y 8000 c/seg. y en un rango de intensidad comprendido entre 0 y 20 decibelios(dB). La hipoacusia se mide en dB y puede comprender a todas o sólo algunas de las frecuencias. Si la pérdida de audición se encuentra entre 20 y 40 dB la hipoacusia es leve. En caso de pérdida entre 40 y 60 la hipoacusia es moderada. La hipoacusia es severa si la pérdida se encuentra entre 60 y 80 dB y profunda si la pérdida es mayor de 80 dB. La intensidad normal de una conversación fluctúa entre 50 y 60 dB. Una sala cuna puede llegar en intensidad sonora a 70 y 80 dB.
La voz cuchicheada fluctúa entre 25 a 35 dB. Un motor  de avión produce una intensidad de 120 dB y un trasbordador 200 dB.
            Las patologías que pueden afectar al oído pueden ocurrir en el oído externo, en el oído medio y en oído interno o vías centrales.
            Cuando la lesión compromete al oído externo y/o medio la hipoacusia se denomina de conducción o transmisión. Si la lesión es del oído interno o de vías centrales se denomina sensorioneural.
El examen para medir la audición es la audiometría. En ella se testean las siguientes frecuencias 125, 250, 500, 1000, 2000, 3000, 4000, 6000 y 8000 c/seg. La técnica del examen es encontrar el umbral auditivo, definido como la intensidad mínima para oír una determinada frecuencia. El estímulo utilizado son las frecuencias descritas y entregadas, a intensidades variables, por un aparato electrónico. Este es denominado audiómetro, el que las hace llegar al oído, en forma equivalente, de dos maneras. La primera es un estímulo aéreo (fondo en el oído)  y la segunda es un estímulo óseo y que consiste en un estímulo aplicado en la región mastoidea (vibrador de sonido para trasmisión ósea de este). El estímulo aéreo sigue el camino normal de la conducción del sonido que es cae, oído medio para llegar al oído interno. En cambio el vibrador óseo trasmite directamente el sonido al oído interno.                                      
En términos de la audiometría una audición normal es aquella en que todos los sonidos estudiados (aéreos y óseos) se encuentra entre 0 y 20 dB.







La hipoacusia de conducción  es aquella en la cual los sonidos tienen problemas al seguir la vía normal ( daño el oído externo o medio ) y por lo tanto existe una pérdida auditiva mayor de 20 db. En estos pacientes el estímulo del vibrador óseo es normal, ya que el oído interno es normal. En el audiograma existe una clara separación ( 10 o más dB ) de los umbrales entre la vía ósea (normal)  y la aérea (anormal). 

Si el daño es a nivel del oído interno dará lo mismo como se conduzca el sonido ya que por la vía aérea y por la vía ósea existirá la misma pérdida. A esta hipoacusia se le denomina hipoacusia sensorioneural  .  Existe un tercer tipo de hipoacusia denominado mixta  y es aquella en la cual existe una lesión en el cae y/o oído medio y que además presenta una lesión en el oído interno. En ella la vía aérea es anormal y la vía ósea es más anormal aún,  existiendo una separación clara entre ambas (10 o más dB ).

La nomenclatura utilizada en el audiograma es la siguiente. El oído derecho se anota con color rojo y el izquierdo con color azul. Los umbrales aéreos derechos se anotan con un círculo y los diferentes puntos se unen con una línea continua de color rojo. Los umbrales aéreos izquierdos se anotan con una equis de color azul y se unen con una línea continua de color azul. Los umbrales óseos se anotan con una llave (<) que mira a la izquierda cuando son derechos y viceversa si son izquierdos. Los diferentes umbrales óseos de un mismo lado se unen con una línea discontinua o más delgada que la de la vía aérea.
            Las principales causas de hipoacusia de conducción son:

  1. Tapón de cerumen
  2. Malformaciones del pabellón auricular
  3. Cuerpo extraño en el conducto auditivo externo.
  4. Otitis externa (solo sí son obliterativas del conducto)
  5. Exostosis del conducto auditivo externo (solo sí son obliterativas): es un crecimiento óseo benigno. Su tratamiento es quirúrgico sólo en casos en que determina obstrucción del conducto auditivo externo, con infecciones recurrentes e hipoacusia de conducción.
  6. Otitis media aguda
  7. Otitis media con efusión
  8. Otitis media crónica               http://salud.univision.com/es/gripe-y-resfriados/otitis-tipos-de-otitis-y-tratamientos
  9. Otitis retráctil y lesiones asépticas de cadena osicular
  10. Otoesclerosis: http://www.entnet.org/HealthInformation/espOtoesclerosis.cfm
  11. Disfunción tubarica. Cuando la ventilación del oído medio no funciona bien, ya sea por obstrucción inflamatoria o mecánica de la trompa de Eustaquio, es posible observar grados leves de retracción de la membrana timpánica que revierten luego de una maniobra de Valsalva, dando el aspecto de una membrana hiperinsuflada.
  12. Perforación traumática del tímpano.  .http://www.entnet.org/HealthInformation/espPerforacionTimpanica.cfm
  13. Traumatismo temporal (fracturas longitudinales o trasversales temporales)
  14. Tumores del oído medio

           

Las principales causas de hipoacusia sensorio neurales  (grafico 3) son:

  1. Hipoacusia sensorioneural del niño prenatal : ototoxicidad, rubéola, citomegalovirus y sífilis.
  2. Hipoacusia sensorio neural neonatal: prematuridad, hiperbilirrubinemia.
  3. Hipoacusia sensorio neural post natal : laberintitis y meningitis
  4. Malformaciones de oído interno
  5. Hipoacusia sensorio neural hereditaria
  6. Traumatismo encéfalo craneano
  7. Trauma acústico y/o Sordera profesional
  8. Otosclerosis
  9. Presbiacusia: http://www.elhospitalblog.com/salud/cuidados-del-adulto-mayor/presbiacusia-perdida-auditiva-relacionada-con-el-envejecimiento/
  10. Sordera súbita
  11. Hipoacusia por autoinmunidad
  12. Hidrops endolinfatico y Enfermedad de Meniere: consiste en tener acufenos o ruidos internos dentro del oído, presión interna caracterizada como si algo empujara hacía fuera, pérdida auditiva bien de un oído o de los dos, acompañado de vértigos y mareos. A veces se puede producir hipersensibilidad a los ruidos ambientales acompañado de reclutamiento coclear que produce fatiga auditiva y dificultad en comprender el lenguaje ya que escuchas pero muchas veces no da tiempo para procesar toda la información procedente del entorno.
  13. Neurinoma del acústico. http://www.saludalia.com/otorrinolaringologia/neurinoma-acustico
  14. Ototoxicidad
  15. Laberintitis

            Las principales causas de hipoacusia mixta  son:
Otosclerosis
Otitis media crónica



TEMA: HIPOACUSIA

(Guía para el alumno)

CASO CLINICO:

Paciente de 6 años sin antecedentes. Referido desde el jardín infantil por problemas en la concentración y atención en clases. Los padres no están de acuerdo con la evaluación del colegio ya que en su opinión su hijo es hiperactivo y algo consentido pero nada más. Para cumplir con la exigencia del examen es traído a la consulta del otorrino. Su embarazo y parto fue normal. No ha presentado enfermedades de importancia. El examen ORL fue prácticamente normal. Ambas membranas timpánicas estaban algo opacas y con un aumento de la vascularizacion. 

DISCUSION:


1. ¿ Que le parece un niño con estas características?
En este caso concreto si el examen es normal podríamos descartar que tuviera trastornos auditivos aunque habría que valorar su comportamiento para ver si es TDAH pero se debería explorarle bien el oido por si tiene alguna infección y pudiera presentar alguna perdida auditiva de transmisión para darle los tratamientos oportunos.

2. ¿ Podría comentar los exámenes que se deberían solicitar en este caso?
Yo solicitaría las audiometrias para valorar al niño, y observaría la conducta del niño para ver si es capaz de responder a tiempo. También vería a través de pruebas de repetición si escucha la palabra correcta y la señala. 

 3. Si el examen revela una hipoacusia de tipo sensorio neural de ambos oídos. ¿ Cómo se encontrara la audición del oído interno?
En este caso si fuera una hipoacusia sensorio neural entonces lo que se ve afectado es el nervio auditivo o la coclea por lo que se podría plantear un implante coclear cuando se observe una perdida suficiente,  y esta pérdida se considera irreversible.
4. ¿Cuándo debe ser evaluada la audición en un niño?
Se debe valorar de forma temprana para que se pueda hacer la intervención correcta y adecuada para que el niño aprenda cuanto antes.




















Dr. Jorge Caro

64. Carta al silencio.

  DÍA 8 de diciembre del 2016. CARTA DE GRATITUD A MI SILENCIO Y PERDÓN POR SU PÉRDIDA. Querido silencio, eres maravilloso y estupend...