4 de julio de 2013

16) El sentido del oído

EL SENTIDO DEL OÍDO.
     

Como introducción os pongo un vídeo para visualizar que es este sentido y como funciona.



El oído es el sentido que nos permite percibir los sonidos de forma natural. Es interesante tener un cuidado de ellos para que no se nos produzcan infecciones. En cuanto tenemos una alteración en el oído, ya sea externo, medio o interno entonces ya no escuchamos bien, y no discriminamos bien las conversaciones por lo que al costarnos, ya que nos requiere que hagamos más esfuerzo y gastemos más energía para comprender además de usar mucho la vista porque necesitamos ver para comprender entonces podemos empezar a aislarnos de la sociedad y eso no es nada bueno. Lo que debemos hacer, según los  casos, es intentar buscar estrategias que nos faciliten la comunicación y sobre todo sensibilizar a la sociedad de los trastornos auditivos y hacerles conscientes de nuestras dificultades. Por otro lado, además de la pérdida auditiva ,  encontramos  algunas disfunciones como la fibromialgia, el síndrome de Williams, el autismo, el síndrome de asperger y muchas enfermedades que podemos encontrar y no conocemos, presentan la hipersensibilidad a los ruidos ambientales o HIPERACUSIA. Es un trastorno muy complicado de manejar porque de repente los oídos pasan de oír normal a escuchar de forma amplificada los sonidos  y entonces produce una molestia y en ocasiones dolor ante ellos. Es necesario intentar que se comprenda aunque sea muy difícil imaginarse estas situaciones dolorosas porque lo que para una persona no es sonido ni ruido pues para la otra persona son sonidos muy molestos.


El oído es el sentido corporal que hace posible la audición. Además los oídos tienen la importante función de mantener el equilibrio. OÍR, consiste en percibir e interpretar los sonidos. Este sentido es importante, porque permite la comunicación entre las personas, captar, disfrutar y reproducir música, los sonidos de la naturaleza y el ambiente, y percibir las señales sonoras de peligro. Se puede educar y también puede llegar a estropearse o perderse. 
El oído tiene una parte externa visible, centrada en la oreja (pabellón auricular) y en el conducto auditivo externo (conducto dentro de la oreja), que es donde se capta y trasladada el sonido y que termina en el tímpano. Y una parte interna (oído medio e interno), que es donde realmente se percibe el sonido. 

Con la edad se producen cambios:


  • CAMBIOS FÍSICOS, en cualquiera de las partes del oído, que afectan a la capacidad de la audición. Las estructuras auditivas se deterioran progresivamente.
  • En la parte externa del oído, se puede producir, una mayor sequedad y fragilidad en la piel que recubre la oreja; se produce un cerumen más seco, que facilita la obstrucción del conducto auditivo externo, y que puede llegar a formar molestos tapones. Por otro lado, el tímpano, con frecuencia se hace más grueso. 
  • En el oído medio e interno, puede producirse una pérdida progresiva de la audición, que se acompaña de disminución en la percepción de los tonos altos. Un poco de pérdida auditiva es casi inevitable, relacionada con la edad. Por otro lado se deterioran las estructuras que permiten el equilibrio y por ello, mantener el equilibrio es cada vez más costoso. 



CUIDADOS DE LOS OÍDOS.


  1. Limpiar la oreja con agua y jabón, con un paño, gasa o algodón suave, intentando que el jabón no entre dentro del oído, puesto que puede producir irritación y picor. Puede colocar la cabeza de lado para que no le entre agua. Secar bien con suavidad. 
  2. Procurar no usar bastoncillos, pueden dañar el oído interno, y se forman tapones con más facilidad.
  3. No someter los oídos a un ruido intenso, aparatos a gran volumen, los cascos con el volumen muy alto, etc ya que pueden dañar los tímpanos. 
  4. Si es portador de audífono, retírelo durante la noche y limpie los restos de cerumen.
  5. Si practica la natación procure que el gorro le cubra los oídos, o utilice tapones especiales de silicona para evitar que le entre agua.

SI SU AUDICIÓN DISMINUYE:

  • Recomiende que no le griten. A veces se piensa que se debe hablar alto para que nos oiga mejor ya que oye poco, pero no es así, es mejor hablar en tono suave, vocalizando de forma clara y despacio.
  • Sitúese a una altura apropiada para hablar con otras personas. 
  • Pida que le vocalicen bien las palabras, utilizando un tono de voz normal.
  • Si no entiende bien una frase, pida que se la repitan usando palabras diferentes.
  • Los ruidos excesivos o ambientales, pueden interferir en la capacidad de audición.
  • Son muy importantes las expresiones no verbales y el contacto físico.

SI SU AUDICIÓN AUMENTA O ES HIPERSENSIBLE:
  • Evitar los ruidos fuertes y cuando se esté expuesto a ellos si notamos  que estamos muy cansados es mejor salirnos del lugar donde estamos para evitar la sobrecarga sensorial y desconectar los sistemas sensoriales.
  • Intentar protegernos de los sonidos fuertes con tapones o cascos de ruido ambiental.
  • Pedir a las personas que hablan con los que padecemos este trastorno  que lo hagan de uno en uno porque si no, no va a comprender nada debido a que los sonidos se mezclan y no se consigue discriminar bien los fonemas.











67.Frases para introducir emociones positivas.

 La vida es para disfrutarla sin estrés. La calma hace que muchas situaciones se lleven mejor y los estímulos entran mucho me...