28 de abril de 2014

45) Cuento de una niña con hiperacusia

Había una vez una niña que de repente sus padres observaron que le molestaban los ruidos porque veían que no se comunicaba, lloraba cuando estaba en situaciones ruidosas y se tapaba los oídos para no escuchar los sonidos. Cada vez que pasaban por una calle donde había mucha gente la niña se agarraba a sus padres tapándose los oídos y tampoco podía tolerar los instrumentos musicales. Entonces sus padres le llevaron a un centro auditivo y en éste le facilitaron unos cascos de ruido ambiental para que se protegiera. Al principio se los ponía siempre, después empezó a quitárselos aunque lloraba mucho y la niña estaba triste porque quería participar en la sociedad pero en un mundo tan ruidoso le costaba mucho.
A sus padres les daba pena que no pudiera apreciar la belleza de la música, la alegría de mover el cuerpo y bailar al son de ritmos alegres ¿qué hacer? 
En el colegio se organizó una excursión para ir al campo. Por supuesto ella quería llevar sus cascos que la protegían del ruído ambiental, los padres estaban preocupados, ella se sentía segura con sus cascos así que le dejaron ir. 
Aislada de sus compañeros por resultar especial se dedicó a mirar por la ventana, sus ojos lo grababan todo, lo mejor fue cuando llegaron a los prados verdes, a los árboles majestuosos con ramas que se movían al soplar el viento. Ella intuía que era eso lo que movía las hojas porque lo notaba fresco en su rostro y en el ondear de su pelo era agradable. Luego se acercó a un rio pequeño al que bajaba agua a toda velocidad, intentaba imaginar el sonido empezaba a sentir curiosidad aunque solo se atrevió a meter la mano ¡qué fría estaba! cuando contempló un nido caído en el suelo y a unas crías de pájaro revolverse angustiados pensó: ¿cómo llamaban a la mamá pájaro? ¿como sonaba su píar? y movió un poquito sus cascos para ver si discriminaba el sonido. Poco a poco se quitó los cascos, estuvo un rato escuchando consiguiendo discriminar el sonido del pájaro. Se puso muy contenta ya que hacía unos años que no conseguía distinguir ningún sonido. Su sistema auditivo empezaba a funcionar y le quedaba mucho tiempo para mejorar y seguir aprendiendo. 



Publicar un comentario

67.Frases para introducir emociones positivas.

 La vida es para disfrutarla sin estrés. La calma hace que muchas situaciones se lleven mejor y los estímulos entran mucho me...