2 de agosto de 2014

48) La intervención educativa en la discapacidad intelectual.

Es necesario que en la infancia el carácter preventivo sea, para evitar que se generen tempranamente dificultades en los alumnos con condiciones de riesgo de carácter personal, familiar o social, y por otro, proporcionando la atención necesaria a estos alumnos para que los déficits no se intensifiquen.
En el caso de los alumnos con discapacidad intelectual, el profesor actuará compensando las dificultades que los alumnos puedan presentar en la adquisición de los contenidos básicos. De esta forma se pueden evitar que las dificultades aumenten en etapas posteriores, lo que dificultaría el adecuado desarrollo del alumno.
En la etapa de educación infantil, es importante la priorización de objetivos y contenidos referidos a los ámbitos que afectan al desarrollo de los alumnos. La intervención educativa debe incidir en los siguientes ámbitos:

  1. Habilidades de coordinación, control del cuerpo y equilibrio: coger objetos, desenroscar tapas, caminar, subir escaleras, saltar, imitar posturas y movimientos, etc.
  2. Las actividades cognitivas más elementales: prestar atención a estímulos relevantes, emparejar objetos semejantes o formas geométricas sencillas, discriminar sensaciones estimulares, identificar posiciones en el espacio, captar series sencillas, etc
  3. Las bases de la comunicación: tanto verbal como no verbal, que le permitan experiencias interesantes.
  4. Las bases de la interacción social: con las personas y el entorno físico, que le permitan socializarse.
  5. Habilidades y hábitos básicos de autonomía personal: alimentarse, vestirse, asearse, cuidarse a sí mismo y sus pertenencias y el control de esfínteres.
El maestro de educación infantil debe hacer avanzar al niño hacia la construcción de logros cada vez más avanzados, evolucionados y ajustados a sus posibilidades. En esta etapa se posibilita el desarrollo del niño, potenciándolo y afianzándolo a través de la acción educativa y se pretende dotar al niño/a de las competencias, destrezas, hábitos, y actitudes que permitan su adaptación. Para ayudar a los niños y niñas es necesario confiar en sus posibilidades, resaltando sus logros y evitando las etiquetas negativas.
La educación de los alumnos/as con discapacidad intelectual, en la etapa infantil, requiere educadores especializados, más que instituciones o centros especiales. Asímismo, es necesario la participación de los padres en la tarea educativa. En los primeros años no hay educación sin la cooperación de la familia.

CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO/A.
  1. Sigue un proceso de desarrollo madurativo. 
  2. Construye sus aprendizajes.
  3. Aprende activamente.
  4. Aprende globalmente.
  5. Aprende en interacción.
  6. Parte del conocimiento de lo cercano.
  7. Conecta los nuevos aprendizajes con esquemas previos.
  8. Necesita sentir interés.
  9. Necesita sentir seguridad y confianza.
  10. Aprende en familia.
INTERVENCIÓN DEL MAESTRO.
  1. Conocer y respetar sus posibilidades madurativas.
  2. Facilitar, potenciar y organizar las situaciones de aprendizaje de los alumnos.
  3. Seleccionar procedimientos, actividades y experiencias que conecten con sus necesidades, intereses y motivaciones.
  4. Proponer situaciones globales.
  5. Planificar y propiciar la interacción.
  6. Hacer propuestas adecuadas a la realidad del niño o niña.
  7. Conocer lo previo y planificar a partir de ello.
  8. Motivar y cuidar la funcionalidad de los aprendizajes, es decir, que éstos sean relacionados con las experiencias cotidianas.
  9. Crear ambientes cálidos y seguros.
  10. Colaborar con los padres.
Posteriormente pondré el vídeo grabado con lo que pone en este apartado. En otro apartado hablaré de la comunicación, la adquisición de hábitos básicos, y de los problemas de comportamiento.


67.Frases para introducir emociones positivas.

 La vida es para disfrutarla sin estrés. La calma hace que muchas situaciones se lleven mejor y los estímulos entran mucho me...