8 de diciembre de 2016

64. Carta al silencio.

 HIPERACUSIA, TRASTORNOS SENSORIALES Y OTRAS DISCAPACIDADES.: 64. Carta al silencio.:


DÍA 8 de diciembre del 2016. CARTA DE GRATITUD A MI SILENCIO Y PERDÓN POR SU PÉRDIDA.

Querido silencio, eres maravilloso y estupendo para que me concentre en tareas mentales. Hoy quiero darte las gracias por acompañarme durante 29 años de mi vida. 

Te fuistes sin darme cuenta de lo importante que eras. Con tu marcha aparecieron los pensamientos, emociones, sentimientos e incluso la tensión muscular, que a mi me costaba comprender.

Gracias por dármelos a conocer para aprender a manejarlos. Perderte fue muy triste para mí y me enfadé queriendo que volvieras.

Seis años después, con la atención plena,  veo que aceptar que te has ido es lo mejor para poder afrontar tareas mentales. Trabajar con mis emociones, sentimientos, además de callar mi mente dejando que pasen los pensamientos sin aferrarme a ellos me ayudará a encontrar mi silencio interior. 

Quiero pedirte perdón por cabrearme contigo cuando te fuistes. Tu perdida me ha hecho comprender lo valioso que eres. 

Hacerme consciente de tu falta lo haré repitiendo unas frases acompañando a la respiración. 

             - SOY CONSCIENTE DE QUE   ESTÁS CONMIGO DE FORMA DIFERENTE .(Inspiro).                                         
             - LIBERO ESA TRISTEZA Y ESE      ENFADO. (Espiro)           
                                   
               -SOY CONSCIENTE DE MIS   EMOCIONES (Inspiro).                                                        
               - SONRIO Y ABRAZO A MIS  EMOCIONES (Espiro)                                                    
              - ME SIENTO TRANQUILA CON ELLAS. (Inspiro).                                   
             - ME SIENTO BIEN CON ELLAS. (Espiro)


21 de agosto de 2016

63.¿ Cómo influyen las emociones dentro de un mundo de ruidos internos y externos?

 21 DE AGOSTO DEL 2016. LAS EMOCIONES Y LOS SONIDOS.

Las emociones son necesarias para nuestra vida diaria. Muchas veces el entorno educa en que hay que reprimirlas sin poder expresar cómo se siente la persona. Se guardan en la memoria y cuando hay algún trauma en la vida sale en forma de enfermedad.

En este artículo hablo de como influyen las emociones en un mundo lleno de ruidos, ya sea externos, donde muchas personas escuchamos a mayor intensidad conllevando una sensibilidad especial; o que solo se escuchen por la persona (ACUFENOS).

Muchas veces ante la incomprensión la mente se enfoca en que la molestia es el sonido externo/interno, produciendo en el cuerpo rechazo o miedo ante ellos. Dependiendo de cada persona lo expresará de una forma u otra. Los casos son diferentes aunque el trastorno auditivo sea el mismo.

Cuando sucede no sabemos lo que está ocurriendo. En la medida que se es consciente pasamos por la búsqueda de muchas soluciones. En este tramo es posible que haya pocos resultados donde aparece la desesperación pudiendo pasar desde meses hasta años. En ese momento la mente comienza a tener pensamientos de "no hay solución"; mientras tú, adulto, niño, o adolescente, padre, madre,  quieres seguir con la mejora.

Sigues pendiente de los sonidos externos-internos sin darte cuenta de que las emociones influyen mucho provocando tensión, ansiedad, dolor, tristeza, frustración. En este estado lo que se hace es luchar, en vez de afrontar y aceptar ya que hay resistencias dando como resultado que "cualquier ruido te hace daño. Un día te sucede un suceso inesperado: pérdida de un familiar, divorcio, discusiones, situaciones familiares que afectan mucho, u otra circunstancia de tu vida. Todo lo que ocurre: hipersensibilidad sonora, acufenos, u otra enfermedad se agudiza cuando estabas progresando un poco. Comienzas a observar que las emociones son muy importantes en tu vida diaria. Entonces te apuntas a cursos, vas a charlas, conferencias, intentas seguir tu vida sin encerrarte en casa. Quieres incorporarlas a tu vida, no sabes como hacerlo, porque estás atrapado/a de mucho o poco tiempo por un mundo de sonidos externos e internos.

De repente, un día, te aparecen técnicas de relajación, entre ellas el MINDFULNESS O ATENCIÓN PLENA. Comienzas a hacer meditaciones observando, al principio te cuesta concentrarte, es normal; requiere paciencia, calma, tranquilidad, serenidad, dejando que el proceso siga su ritmo. Poco a poco empiezas como si fuera la primera vez a introducirte en los sonidos externos haciendo que tu acufeno no interfiera. Descubres nuevas sensaciones y es fantástico, además percibes que puedes relajar el cuerpo con los sonidos externos distinguiendo cuáles son más molestos para ti. Ves que puedes hacerlo, es fascinante, te sientes feliz y contento/a. Vuelves a conectar contigo mismo/a y con la sociedad. Sales más a actividades de ocio, cine, fiestas, viajes. Incluso aprendes a parar esa impulsividad y nerviosismo. Sigues el proceso teniéndote más en cuenta a ti primero y luego a los demás. Aceptas tus limites para gestionar las sobrecargas sensoriales y emocionales. Puedes bloquear un sonido que te desagrada (taladradora) o un sonido que te relaja (agua) para centrarte en otros viendo como reacciona tu cuerpo. Educas a tu cerebro en que lo vea de otra forma.

SIGUE ASÍ, TÚ PUEDES.

Economía de fichas


22 de marzo de 2016

62. Relación de la atención con el acufeno o sonido interno en el oído.


MARTES 22 DE MARZO DEL 2016.
La atención es un proceso psicológico que afecta a muchas enfermedades, entre ellos a quienes escuchamos un sonido constante día y noche. A continuación os aporto mi experiencia y lo que he descubierto después de comenzar a observarlo. Espero que a muchas personas os sirva.

¿Qué ocurre con la atención cuando hay un sonido en el cerebro y el oído lo escucha constantemente?
Cuando hay un sonido constante que mi cerebro percibe como algo importante entonces lo que hago es focalizar la atención solo en ese sonido interno dejando de prestar atención a lo que sucede en mi entorno. Eso conlleva que mi cerebro se obsesione dejándome llevar por las reacciones emocionales que mi sonido me produce. Entonces dejo de estar presente abandonando e impidiendo que mi cerebro procese la menos información posible. Esta situación hace que aparezca mi ansiedad y frustración e incluso hiperactivación neuronal provocando la evitación y huida de las situaciones diarias.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA MEJORAR LA ATENCIÓN?

1) Enseño  a mi cerebro a que deje de focalizar esa atención al sonido interno haciéndome consciente de que mi sonido existe sin obsesionarme por él.

2) Focalizo mi atención hacía la actividad que estoy haciendo o haga, por ejemplo, leer, planificar, procesar información, hablar con una persona, meditar, hacer ejercicio físico, y otras actividades que vayan saliendo en el día dejando que mi sonido suene estando presente.

3) Me centro en la actividad ya sea cognitiva u otra haciendo que yo estoy mejor en mis situaciones de mi vida diaria. 
 A continuación os menciono una observación de la atención en algunas actividades. Cada persona lo puede adaptar según su vida.

  • Lectura y escritura: cuando realizo estas tareas me empiezo a concentrar en ello. Al poco tiempo mi cerebro se focaliza más en mi sonido y eso impide que yo procese. Es necesario cambiar para mejorar esa atención. Centrarme metiéndome más en la lectura dejando que mi sonido esté aceptándole.
  • Planificación y organización: al necesitar usar más mi pensamiento y una atención más sostenida el cerebro se dispersa. Me concentro lo menos posible y muchas veces lo evito. ¿Qué puedo hacer? Mejoro mi concentración sabiendo que hago en cada momento me ayuda a organizarme el día a día.
  • Atención prolongada en una tarea: leo un libro y acabo. Esto me ayuda a saber distinguir cuando hago algo y no dejarlo sin terminar porque mi atención se disperse. 
  • Vídeos: verlos completos mejora mi escucha destacando la información que es importante o no con la finalidad de desarrollar el procesamiento de  la información.
  • Ejercicios cognitivos: de memoria, atención, etc. Siendo persistente y paciente logro enseñar a mi cerebro a que piense de forma diferente encontrando nuevas estrategias. 
  • Habilidades sociales: aunque en entornos ruidosos mi acufeno se desenmascara con el sonido ambiental siento mi presión. Es necesario que la acepte sin enfadarme con ella para mejorar sintiéndome mejor en mis relaciones. Cuando hable con una persona, ya sea niño, niña o adulto quiero sentir mi presión  sin apegarme a ella prestando atención con la escucha metiéndome en el contenido de lo que se dice. En reuniones grandes: fiestas, claustros, etc. salgo más de mí para poder comprender mejor. Si en algún momento no lo comprendo decirme que no pasa nada, y al final de ella pregunto a los compañeros para que  también se sensibilicen con estos trastornos. Con los niños: como sé que  mi atención es corta lo acepto. La prioridad es satisfacer las necesidades de los niños. Dejo  de  frustrarme cuando vayan  todos a  la vez y decirles "espera el turno" asumiendo que yo voy a otro ritmo.
  • Meditaciones: Acepto  y afronto que mi silencio real ya no está es ideal para mejorar cuando medito. Meterme más dentro de ellas enseñando a mi cerebro a verlo de forma natural al acufeno y mi presión junto con la cabeza pesada (a veces) hará que mi atención mejore concentrándome más.
4) Empiezo a ver las dificultades desde la realidad y no desde mi mente, me ayuda a ver que hay otras personas en el mundo y somos muchos con este padecimiento de escuchar un sonido en el cerebro que padecen similares dificultades de atención. A cada uno le afecta de distinta forma. Mi mente muchas veces miente diciéndome que "solo me pasa a mí" y no es así.

5) Cuando mi atención se dispersa mi concentración disminuye produciéndose un desequilibrio emocional y mental.

6) Llego a un equilibrio de la atención y la concentración haciendo que mejore mis actividades cognitivas permitiendo que me relacione mejor con las personas saliendo de mí misma.

7) Conecto mejor con ellas siendo más empática poniéndome en su lugar. Puedo llegar mejor a darme cuenta cómo se sienten otras personas a través de su expresión.

8) Yo me siento más calmada y tranquila relacionándome con la gente.

9) Mejoro mi atención conllevando que en  entornos ruidosos: trabajo, cursos, jornadas, etc me sienta más relajada, lo que permite que mi comprensión y  procesamiento de la información me llegue mucho mejor a mi cerebro aceptando lo que me sucede abrazando esas dificultades con compasión y teniendo empatia con ellas para entenderlas mucho mejor.
  
10) Logro una mejor búsqueda de soluciones y alternativas de cambio mental con la finalidad de satisfacer esas necesidades.

11) Veo a estas dificultades desde la realidad me dará seguridad, confianza, calma, felicidad.

12) En muchas ocasiones mi acufeno no es el que me perturba, sino sus reacciones emocionales, como la mente crea pensamientos y creencias que son mentira.

13) Afronto estas creencias viéndolas con naturalidad y les recibo con cariño.  Es importante para que mi atención mejore. Dejo de rechazarlas ya que mi cuerpo lo nota. Doy la bienvenida sintiéndolas con plenitud.

14) Cuanto más tranquila estoy, logro  gestionar mi ansiedad y el estrés que produce tener un sonido en mi cerebro.

15) Logro mejorar mi atención y concentración a mis actividades diarias: cognitivas, relaciones sociales, meditaciones, tareas del hogar.

16) Disfruto más de este tipo de actividades buscando el placer y el gusto por ellas haciéndolo como si fuera la primera vez sin forzar el proceso ni juzgar.

SALUDOS Y QUE  SIRVA PARA APRENDER. SE PUEDE CONSEGUIR QUE LAS TAREAS COGNITIVAS SEAN UN PLACER. A POR ELLO.






67.Frases para introducir emociones positivas.

 La vida es para disfrutarla sin estrés. La calma hace que muchas situaciones se lleven mejor y los estímulos entran mucho me...