8 de mayo de 2018

69. Reconociendo la hipersensibilidad sensorial.


BEGOÑA MARTÍN. 8 de mayo del 2018. Martes.

1)    RECONOCIENDO LA HIPERSENSIBILIDAD.

CUERPO Y ASPECTO SENSORIAL:  Con la hipersensibilidad se  produce una tensión interna que me ayuda a detectar cuando necesito parar y descansar. Respeto mi procesamiento sensorial sin compararme con otras personas aceptando que voy más despacio. Manejo los cinco sentidos para compensar la alteración auditiva de hipersensibilidad. Busco nuevas formas de   planificación y organización para mejorar mi procesamiento sensorial. Cuando detecto alguna tensión en mi cuerpo hago respiraciones lentas e introduzco una técnica que es paro, respiro y siento. Consiste en hacer una parada al notar el cansancio, respirar lentamente y a continuación hago otra actividad sintiéndola. Con estas técnicas estoy descubriendo muchas cosas que antes estaban ocultas o en el inconsciente.

PENSAMIENTO: cambio mi forma de percibir la presión del oído.  En situaciones ruidosas comienzo a aceptarla, y dejarla que aumente sin juicios. En situaciones de comunicación practico el desapego a comprender toda la información (el cerebro no puede procesar todo lo que se cuenta porque se sobrecarga), lo que hago es seleccionar la información que más se adapte a mis necesidades. Veo las situaciones sociales y de comunicación para aprender y confiar en mí misma adaptándome a las experiencias que pueden suceder.  Uso las afirmaciones positivas que me aumentan la autoestima como por ejemplo, si estoy trabajando la confianza puedo repetirme “confío en mis capacidades cognitivas, sociales y emocionales para poder gestionarlo”.

COMPORTAMIENTO: la sobreestimulación hace que las funciones cognitivas vayan más despacio cuando se tiene una presión en el oído interno, lo que hago es ser consciente de esa disminución, lo acepto y busco otras actitudes positivas  para incorporar en la realización de tareas cognitivas que además favorecen la mejora de las relaciones sociales sintiéndose bien con una misma o uno mismo.

¿CÓMO FUNCIONA EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN EN LA HIPERACUSIA?
Con  “mindfulness” o atención plena descubro como funciona mi procesamiento sensorial afectando a las habilidades cognitivas y a la conducta. Mi cerebro y mis sentidos, sobre todo los oídos, perciben la información sonora más aumentada. Los cuencos tibetanos me ayudan a que mi cuerpo se relaje aportándome nuevas ondas sonoras disminuyendo la distorsión de los sonidos tolerándolos mucho mejor siendo menos molestos.

Ahora comprendo que mi cerebro al ser sensible procesa de diferente forma pudiendo encontrar otras formas para integrar la información y de organización. Como la atención y la concentración se dispersan por el acufeno y la presión del oído, soy constante y disciplinada para hacer un cambio de mejora cognitiva, social y en mis actividades de la vida diaria.  Evitar estas tareas no es lo adecuado, lo mejor es afrontarlas aceptando lo que sucede parando los pensamientos y relajando el cuerpo con la finalidad de gestionar el estrés cognitivo que produce escuchar un sonido constante y sentir una presión en el oído.

En los grupos numerosos  elijo en qué conversación quiero estar presente para hablar. Recibo los estímulos dejando que entren en mi cerebro sin juicios sabiendo que ese procesamiento es más lento, y no pasa nada, ya que cada persona tiene su ritmo de aprendizaje. Trabajo con conciencia plena el aumento de mi presión viendo como lo percibo y me doy cuenta en qué intensidad me afecta esta presión del oído. Realizar este proceso ayuda a mejorar la parte laboral respetando y aceptando las dificultades que puedan aparecer.

En cuanto al clima soy consciente de que es mi cuerpo el que produce la presión y no al contrario. Cuando acepto el clima sin juicios aunque mi presión aumenta puedo ser capaz de gestionarla.  Observo al clima como es, sin enjuiciarlo y eso me ayuda a dejar de obsesionarme cuando cambia el clíma.

Los masajes me ayudan  a saber que sentir sensaciones  de nuevo es maravilloso, a ser más consciente de mi cuerpo mejorando mi procesamiento sensorial.

La toma de conciencia con estas necesidades es muy necesaria para hacer los cambios que se requieran encontrando las respuestas en mi interior a través de preguntas que me hago a mí misma en positivo ayudándome a introducir técnicas nuevas. Mindfulness o atención plena es fabuloso ya que ser consciente de las emociones, conocer las dificultades, y encontrar las respuestas en el interior es imprescindible para hacer el cambio. Tengo la creencia absoluta de que se puede cambiar.

Entiendo y comprendo  muchas sensaciones que tengo cuando me pongo con actividades que suponen planificar, organizar algo, ya sea en lo laboral, como en mi rutina diaria. Mi cuerpo y mi cerebro expresan aquellas sensaciones de tensión, presión cognitiva, dolor a la hora de ponerme a hacerlo; lo acepto sin juicios, y hago los cambios necesarios para mejorarlo.

¿Qué puedo hacer para ser constante y disciplicinada en mi proceso de cambio?  
Incluyo la realización de actividades sin esfuerzos, presiones ni exigencias buscando la calma y la satisfacción de hacerlas, dejo  de juzgar las dificultades asumiéndolas para encontrar otras que me ayuden, veo a estas alteraciones como lo que son, siento como mío lo que realizo y con el  entrenamiento diario de la práctica puedo  conseguirlo, además de leer libros de autoayuda aplicando y seleccionando técnicas que hay adaptándolas a mis necesidades.  

2. EL ACUFENO Y LA PRESIÓN DEL OIDO (esto lo descubro haciendo la meditación del sonido y lo adapté a mi sonido interno).
Observo mi sonido interno junto con la presión asociada. Lo siento como algo que forma parte de mí. Percibo las sensaciones que me produce. Mi cerebro ve esa presión afecta, entonces busco estrategias para gestionarlo. Es maravilloso y fantástico descubrir que puedo transformar la forma de percibir mi presión sonora.

En verano el acufeno y la presión asociada están más calmados. Con el frío el acufeno y su presión aumentan y por ello, la cabeza está más embotada haciendo que la hipersensibilidad esté un poco más presente necesitando de más tranquilidad, silencio y descanso.  Verlo en positivo es necesario para aceptarlo. Logro con la aceptación romper esa dependencia que hay de mi cuerpo con los cambios de clima.

Acepto y afronto esa presión asociada junto con el sonido interno  haciendo que esa parte del oído izquierdo se relaje con distintas técnicas de mindfulness, una de ellas es ablando esa presión, tranquilizo el cuerpo y permito que esa presión se integre dentro de mi organismo. Con este cambio  mejoro mis habilidades cognitivas aumentando la atención y la concentración.

Prestando atención de forma plena a esa presión puedo gestionarla, siendo capaz de buscar el lado positivo de los sonidos fuertes. Conecto con ella para manejarla. La puedo sentir, percibir, sin apegarme a ella, dejándola que esté conmigo relajando mi cuerpo para encontrar la paz interior.

3. EL ACUFENO Y LAS ALTERACIONES COGNITIVAS.
El acufeno es un sonido interno que está en mi cerebro todo el día y por la noche también. Lo siento y lo percibo de forma plena. Como está las 24 horas mi cabeza y cuerpo se cansan. Para gestionar ese cansancio lo que hago es descansar más y medito para darme cuenta que este cansancio lo produce mi acufeno y mi presión.

Escucho el acufeno dejándole que esté sin apegarme a si está alto o bajo, siendo consciente de mi concentración y parando cuando es necesario.

Cuando hay un sonido constante la atención es menos duradera, entonces lo que se hace es realizar sesiones cortas de tareas para que sea mucho mejor.

Para las tareas de planificación y organización es necesario tener una mente clara. Esto quiere decir saber ser capaz de parar los pensamientos dejándolos que entren sin apegarse a ellos. Por ejemplo, estoy realizando una lectura y viene un pensamiento “mi acufeno me disminuye la lectura”, le recibes y seguidamente lo veo como es, solo un pensamiento, nada más. Cuando  me viene un pensamiento positivo como “Mi acufeno me motiva a leer buscando el placer de la lectura”, lo que hago es repetírmelo muchas veces para integrarlo en mi cerebro.

Acepto y asumo estas alteraciones es lo  ideal sabiendo que “el acufeno es como es sin juicios”. Estoy con ellas sin apegarme a ellas para hacer el cambio. Y soy consciente de que “la presión es como es sin juicios”.

Logro perseverancia, calma, tranquilidad con este proceso de cambio. Disfruto de este cambio encontrando el placer y la satisfacción de obtener las mejoras que me propongo. Celebro los logros y avances que tengo.

Publicar un comentario

69. Reconociendo la hipersensibilidad sensorial.

BEGOÑA MARTÍN. 8 de mayo del 2018. Martes. 1)     RECONOCIENDO LA HIPERSENSIBILIDAD. CUERPO Y ASPECTO SENSORIAL:   Con la hipersen...